Barack Obama descubre el inmenso poder de Internet

Jueves, Abril 23rd, 2009 | Noticias

           Alrededor de 500.000 dólares a la hora, unos 345.000 euros. Esa es la cantidad que recauda el popular candidato demócrata Barack Obama a través de las donaciones online que cada 15 minutos se registran en su página web. Con estas cifras sobre la mesa, Internet se ha convertido en una herramienta muy útil para llenarse los bolsillos en la apretada carrera presidencial estadounidense.

            Si a muchos se les desencajó la mandíbula cuando el primer aspirante negro a la Casa Blanca recaudó 32 millones de dólares (22 millones de euros) durante el pasado mes de enero -a los que habría que añadir otros 7,2 millones (5 millones de euros) en los días posteriores al supermartes de la semana pasada-, el hecho de que 28 millones de la cifra total fueran recaudados exclusivamente a través de donaciones ‘online’ ha hecho sonar todas las alarmas. El senador está dispuesto a hacer historia en el país y consiga o no la nominación será el primer candidato estadounidense en acumular tan sorprendente cifra exclusivamente a través de la Red.

Los beneficios saludables de la Web

            El evidente beneficio de captar donaciones a través de Internet empieza a contagiarse entre el resto de candidatos. Por ejemplo, la semana pasada Clinton enviaba un desesperado correo electrónico a fin de poder obtener 3 millones de dólares (2 millones de euros) en 72 horas. La respuesta fue tan apabullante que, en tan sólo un día, se sobrepasaron los 4 millones y, claro está, la senadora de Nueva York no dudó en aumentar el reto hasta los 6 millones (4,1 millones de euros). Hasta el momento, la mayor parte de la publicidad para pedir dinero a los votantes se limitaba básicamente al correo convencional. Sin embargo, con este método es literalmente imposible incrementar las cuentas corrientes de los candidatos de una forma tan inmediata como mediante la Red. De hecho, se estima que, en una buena temporada, la recaudación postal puede subir alrededor de un 30 por ciento.

            Por supuesto, los resultados con la Web y sus infinitas estrategias de marketing viral se multiplican geométricamente. Logran que, en un buen mes, las cuentas crezcan cerca de un 300 por ciento. Bajo estas circunstancias, Internet ha recortado sustancialmente el abismo de tiempo existente entre una victoria política durante la campaña y su posterior recaudación financiera. Hasta la fecha, un cheque vía FedEx, podría tardar hasta 10 días en llegar a la campaña, por lo que el Comité Financiero electoral no tomaba nota del asunto hasta el paso de, al menos, un mes. Gracias a la web, un buen debate electoral puede reflejarse en dólares al día siguiente de forma inmediata.

Además, Internet ha dejado de lado los costosos anuncios de televisión convencional, cuya emisión durante el pasado supermartes llegó a costar hasta 16 millones de dólares (11 millones de euros), para dar rienda suelta a portales como YouTube.

Un arma de doble filo

La inmediatez de la Red se ha convertido en una herramienta peligrosa para los candidatos. Todos los medios de comunicación han creado, según informaba The New York Times, la figura del periodista empotrado, que con una cámara de vídeo persigue cual papparazzi a los aspirantes al Despacho Oval durante las 24 horas del día. Los descuidos se pagan caros y, cómo no, una imagen vale más que mil palabras: ver al que fuera candidato republicano Mitt Romney abrazando camareras del restaurante Hooters, conocido por las apretadas camisetas y los atributos de sus empleadas no tiene desperdicio. Tampoco ver a Clinton sorprendida por un imitador de Elvis cantándole a grito pelado durante un discurso electoral. Estos momentos llegan a registrar cientos de miles de visitas en YouTube.

Otro punto a tener en cuenta son los fraudes que también se derivan del uso de Internet como fuente de financiación. Los más avispados ya han lanzado alguna que otra campaña de phising, por lo que se aconseja a los ciudadanos que tengan cuidado a la hora de realizar sus pagos, sobre todo siempre utilizando sistemas como PayPal para evitar robos innecesarios.

Fuente: www.eleconomista.es

Tags: